Hijras: el Tercer Sexo

Hijra

Hijra

Hijra significa “impotente” en urdu. En hindi, hijra se pueden deletrear hijada, hijara, hijda, hijira o hijrah. Un antiguo término más respetable para los hijras es kinnari. Y de forma peyorativa se les denomina chakka.

Historia y Origen
Los hijras en la India a menudo basan su origen dependiendo de qué religión siguen. Los hijras hindúes, por ejemplo, afirman con frecuencia que su comunidad fue legitimada en gran parte debido a las bendiciones de Lord Ram. Se dice en el épico Ramayana que Lord Ram, justo antes de su estancia en el desierto, dio instrucciones a todos los hombres y mujeres que habían acudido a despedirlo de que regresaran a su aldea. Los hijras, no siendo ni hombres ni mujeres, se mantuvieron en el punto de partida de Lord Ram hasta que volvió años después. Al ver su devoción, los bendijo y les prometió el derecho de gobernar durante la última edad de la humanidad.

Otras obras de la literatura hindú, incluyendo la epopeya Mahabharata, también cuentan con personajes masculinos transformados en personajes femeninos.

Los hijras musulmanes, por otro lado, a menudo se inclinan hacia los territorios árabes y el imperio mogol ​​para contar su historia. Durante años, los eunucos (un concepto un poco diferente ya que un eunuco esta castrado mientras que con los hijras no siempre es el caso) se utilizaron para proteger la mezquita del profeta Mahoma en Medina. Posteriormente, durante la época mogol de la India, los emperadores musulmanes utilizaban eunucos para proteger los harenes reales y servir como guardaespaldas de la realeza femenina. E incluso jugaban también un papel importante en los asuntos administrativos de las cortes imperiales.

Durante el siglo XVI los hijras ocupaban empleos de toda condición: desde niñeras hasta puestos de alto rango, como el de consejero de estado del emperador mongol. En esa época los hijras llegaban a poseer tierras, palacios, templos y sirvientes a su disposición e inspiraban fe y respeto.

Tradicionalmente, los hijras se han ganado la vida mediante badhai, o la concesión de bendiciones, en eventos importantes como nacimientos y matrimonios, ya que se cree que tienen la capacidad de bendecir y maldecir a la gente. Existe la creencia de que puede traer la impotencia, la falta de salud y la ruina financiera a un hombre, o hacer a una mujer joven estéril. Esta ceremonia es particularmente importante durante el nacimiento de un hijo, y los hijras pueden llegar a la casa del recién nacido sin ser invitados, ya que suele ser un trabajo asegurado independiente de la opinión de la familia. Durante estas celebraciones cantan canciones obscenas y bailan provocativamente hasta que se les paga para que se retiren.

Sin embargo, durante el dominio británico, los conceptos occidentales de género y sexualidad tuvieron prominencia en la sociedad india. Según la ley victoriana se asociaba a los hijras y otras minorías con las “clases peligrosas” y eran perseguidos. El Código Penal de la India durante el Raj británico declaró todo acto de “sexo antinatural” ilícito e ilegalizó los privilegios de herencia de la tierra y mendicidad para hijras. Los derechos económicos que los hijras habían disfrutado durante generaciones fueron revocados, y muchos miembros de la comunidad han caído desde entonces en la miseria socioeconómica. A raíz de esto ciertas actitudes discriminatorias hacia las minorías sexuales y de género siguen siendo frecuentes en el sur de Asia.
Tras la ocupación británica de la India se promulgaron leyes homófobas que castigaban la homosexualidad marginado a esta comunidad, que se vio obligada desde entonces a vivir de la mendicidad y la prostitución. Más recientemente se ha relajado la persecución de este colectivo sin embargo la discriminación sigue siendo constante.

Hijra

Hijra

Género y Número

Algunos hijras se castran voluntariamente; antes lo hacían con cuchillo y sin anestesia lo cual provocaba la muerte de un importante porcentaje. A pesar de que la legislación india prohíbe la castración desde 1860, en algunas clínicas todavía es común que se practique.

Algunos fueron obligados a ser eunucos contra su voluntad. El proceso no era nada agradable, ya que se cortan los genitales con una sola incisión y por lo general se lleva a cabo sin la ayuda de la anestesia moderna o antibióticos. Durante este rito un eunuco actuará como su gurú, le presentará a la comunidad y le asistirá durante el ritual de la castración. La mayoría, sin embargo, son transexuales de algún tipo y eligen renegar de sus vidas como hombres pero conservando sus órganos sexuales. Unos pocos, sin embargo, son intersexuales y se considera que son “nacidos eunucos”. Un pequeño número de eunucos son hermafroditas, es decir, poseen ambas características masculinas y femeninas, o travestis. El hijra se suele considerar que constituye un tercer sexo o género por no ser ni hombre ni mujer.

Después de ser castrado -aquel que opta por la mutilación genital- el hijra cumple con un último rito: vaciar leche en un arroyo como símbolo de la pérdida de su fertilidad. Los hindúes creen que los hijras, al renunciar a tener hijos propios, tienen facultades para bendecir o maldecir y es por ello que al nacer un niño, los hijras acuden a festejar el nacimiento con cantos, bendiciones y augurios de larga vida y prosperidad, así como para librarlo del mal de ojo. A cambio reciben arroz, azúcar y dinero. Si los hijras consideran que reciben poca cantidad de limosna, el niño puede recibir maldiciones.

La mayoría de los hijras renuncian a llevar una vida sexual activa. Aquellos que se dedican al ejercicio de la prostitución, no consideran esta actividad como una actividad sexual, sino como trabajo.

Los hijras en general adoptan vestidos femeninos (especialmente saris) y adquieren el nombre de una mujer.

Algunos jóvenes varones deciden convertirse en hijras por considerar que “han quedado inservibles” después de mantener relaciones homosexuales con un rol pasivo. Esto no implica que todos los pasivos opten por convertirse en hijras, solo aquellos que manifiestan su deseo de ser mujeres.

Aunque la mayoría optan por convertirse en hijras, se rumorea que niños pequeños son secuestrados por orden de los dirigentes y castrados ritualmente. Esta práctica se dice que ha sido común en la India durante siglos. Los eunucos niegan que los mutilen a la fuerza para mantener el anonimato de sus sociedades secretas, pero un número de esos casos han salido a la luz en los últimos años.

A pesar de que los occidentales se han referido a ellos frecuentemente como eunucos, lo cierto es que solo una minoria se han sometido a algún tipo de modificación genital.

En general:

• Los hijras suelen nacer anatómicamente como hombre.
• La mayoría experimenta un conflicto cuerpo-género, en el que se sienten mujeres.
• Como parte de sus esfuerzos para comprender esta situación, suelen buscar el apoyo de otros hijras y terminan conviviendo juntos. En muchos de estos hogares existe una jerarquía basada en la edad.
• Debido a que viven abiertamente con otros hijras, algunos son repudiados por sus familias biológicas. Para muchos otros, las relaciones familiares son muy tensas.

A pesar de su extravagancia, gran parte del mundo secreto de los hijras sigue siendo un misterio. Según algunas estimaciones ya que no hay un censo, hay más de un millón de ellos en India. Otras valoraciones hablan de entre 50.000 y 5 millones. Muchos son jóvenes con problemas de identidad de género que han elegido la castración y la vida al margen de una sociedad que no tiene lugar para los homosexuales.

Concurso Super Queen

Concurso Super Queen

Hijras en la Actualidad

Aunque la mayoría de los eunucos son una de las comunidades más marginadas de la sociedad están emergiendo cada vez más como corriente política y social. Incluso ha habido sugerencias de que podrían constituir su propio partido político y formar parte de la oposición del país en las próximas elecciones parlamentarias.

Raj Sinha, líder de la Unión Hijra de Delhi, un colectivo de miles de eunucos en el capital de la India, afirma: “Una gran parte de la sociedad ve a los eunucos como una mejor opción contra los políticos corruptos No tenemos los mismos intereses creados, como otras personas”.

Shabnam Mausi se ha convertido en el primer eunuco en ocupar un asiento en una asamblea estatal. Curiosamente, se presentó a las elecciones no para apoyar la causa sino para la lucha contra la corrupción política.

Otro eunuco, Kamla Jaan, está librando una batalla legal para conservar la alcaldía de Katni en Madhya Pradesh. Elegido alcalde de la ciudad hace dos años en un asiento electoral reservado para las mujeres. Además, Jaan reclama una sentencia que dictaminó que era “él” y no “ella”.

Los eunucos forman una subcultura de los marginados sexuales que se ubican más abajo en la escala social que el “dalits” o “intocables”.

Moda: el hijra de la nueva era

Moda: el hijra de la nueva era

Hoy en día, su posición en la sociedad es menos segura. La mayoría aún se gana la vida con el canto, el baile y procurando bendiciones. Algunos recurren a la prostitución, a pesar de los que venden su cuerpo son vistos con desdén por otros hijras.

Hay pocas oportunidades de empleo disponibles para los hijras. La violencia contra ellos, los profesionales del sexo hijra sobre todo, es a menudo brutal, y se produce en los espacios públicos, comisarías de policía, prisiones, y sus hogares. Al igual que las personas transgénero en la mayor parte del mundo, se enfrentan a una discriminación extrema en la salud, la vivienda, la educación, el empleo, la inmigración, la ley y cualquier burocracia que no está en condiciones para ser puestos en las categorías de género masculino o femenino.
Los hijras se encuentran a menudo en las calles, los trenes y otros lugares públicos donde demandan dinero de la gente. Incluso en los pequeños negocios donde entran en el local exigiéndolo a diario. Como mínimo demandan diez rupias. Otro lugar predilecto para ejercer la mendicidad son los semáforos. Normalmente trabajan en grupo y no es recomendable enfrentarse a ellos ya que pueden ser peligrosos sin se sienten amenazados.

Lo único peor que estar en el extremo receptor de la maldición de un eunuco, se dice, es que se exhiba delante de una persona por eso utilizan este truco para conseguir dinero mendigando. Si les rechazan, la hijra puede intentar avergonzar al hombre, usando gestos obscenos, lenguaje profano, e incluso avances sexuales. En India, por ejemplo, amenazando con enseñar sus partes íntimas.

Los hijras asumen un personaje mágico que inspira temor y respeto a veces de la sociedad.

Leyendas

El origen divino de los hijras proviene de una leyenda de hace mas de 20 mil años, según la cual Lord Krishna al oír a un soldado moribundo que se lamentaba de morir soltero, se transformó en doncella. Por esta razón los hijras van cada año a Kutayan, al sur de la India, para celebrar sus bodas con el dios y al mismo tiempo su identidad. Para esta ocasión, se visten con galas de novia. Como el dios-soldado muere, los hijras se convierten en viudas cortando sus pulseras y adornos festivos.

Por lo general son devotos de la diosa madre Bahuchara Mata,  Lord Shiva, o ambos. En el sur de la India, la diosa Renuka se cree que tiene el poder de cambiar de sexo.Un sincretismo es un intento de conciliar doctrinas distintas.

 
Hijras y Bahuchara Mata
Bahuchara Mata es una diosa hindú con dos historias no relacionadas pero ambas asociadas con el comportamiento transgénero. Una historia es que ella apareció en el avatar de una princesa que castró a su marido porque él se escondía en el bosque y actuaba como una mujer en lugar de tener sexo con ella. Otra historia es que un hombre la trató de violar, así que ella lo maldijo con impotencia. Cuando el hombre le suplicó perdón, la diosa sólo accedió después de que el fuera al bosque y actuara como una mujer. El templo principal de esta diosa está en  Gujarat y es un lugar de peregrinación para los hijras, que ven Bahucahara Mata como a su patrona.

Ardhanari: mitad hombre y mitad mujer

Ardhanari: mitad hombre y mitad mujer

Hijras y Lord Shiva

Una de las formas de Lord Shiva es una fusión con Parvati donde juntos son Ardhanari, un dios que es la mitad Shiva y mitad Parvati. Ardhanari es especialmente venerado en el norte de la India y tiene un significado especial como patrón de los hijras, que se identifican con la ambigüedad de género.

Bibliografía:
http://lisa.cs.duke.edu/~john/finalproject/history.html
http://androgyne.0catch.com/hijrax.htm
Imagenes:
The Asian Age
www.vidoevo.com
www.spiritualityireland.org
Esta entrada fue publicada en Cultura, Curiosidades, Eunucos, Hijras, India, Sexualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s